¿Consultar las características de un producto o servicio en la web de una empresa y contactar vía Whatsapp facilitado en la propia web de la empresa para cerrar una venta en el que el pago se realiza en las instalaciones de la empresa o por medio de cualquier canal de pago on line se considera Comercio Electrónico? La respuesta parece que es evidente y es sí.

 

La aparición de Whatsapp ha proporcionado a los negocios on-line una nueva vía de comunicación entre la empresa y el cliente, y esto ha propiciado algo que ha tardado varias décadas en asimilarse por parte de los clientes, que no es ni más ni menos que la confianza on-line para las compras en Internet.

 

La rápida asimilación de Whatsapp como herramienta de comunicación directa por la población mundial, ha hecho posible que cuando nos dirigimos a consultar o comprar cualquier producto o servicio on-line, el hecho de disponer en tiempo real de un interlocutor válido que nos resuelva todas las dudas y asesore sobre la compra o el producto que deseamos adquirir sea un elemento de seguridad que decante finalmente la venta.

 

Por lo tanto en toda estrategia de comercio electrónico que se ponga en marcha, parece de toda lógica la necesidad de planificar una vía de comunicación con los clientes a través de Whatsapp.

 

Whatsapp for Business por lo tanto parece la opción adecuada para definir la estrategia de comunicación con los clientes. Entre las ventajas que lo diferencia del Whatsapp ordinario está la posibilidad de poseer un perfil profesional, las respuestas automáticas a mensajes de clientes o etiquetas en los chats entre otras ventajas.

 

Si no conoce el uso de Whatsapp en la web o su vinculación con CRM interno de la empresa, disponemos de múltiples ejemplos de cómo llevar a cabo dicha integración.

Dentro de la plataformas de comercio electrónico más populares se encuentra Prestashop, probablemente una de las más sólidas y con mayor posibilidad de integración con otros sistemas. Sin embargo es curioso un detalle en cuanto a su uso en España y en el mundo.

Se ha publicado recientemente la convocatoria de subvenciones para proyectos de innovación “Bonos para la Transformación Digital de la empresa canaria para el ejercicio 2020” a través de la cual se podrán financiar proyectos de innovación de la PYMES canarias.

Características principales de la convocatoria:

Actuaciones subvencionables. Intensidad de las ayudas. Importe de la subvención.

  • Las actuaciones subvencionables serán todas las recogidas en la base reguladora 10, teniendo la consideración de gastos subvencionables los establecidos en la base reguladora 11.
  • Conforme a la base reguladora 9, la intensidad de ayuda máxima será de un 70% del coste elegible de la actuación, hasta un máximo de 20.000 euros.
  • En el caso de que el gasto finalmente justificado sea menor que el previsto, se rebajará el importe de la subvención de manera proporcional, manteniéndose la intensidad de ayuda constante.

Plazo de presentación de solicitudes.

El plazo de presentación de solicitudes será de 20 días hábiles a contar desde el día siguiente a la publicación del extracto de la convocatoria en el Boletín Oficial de Canarias, con independencia de la publicación de las presentes bases y convocatoria en la Base de Datos Nacional de Subvenciones. El plazo expira a las 14:00 horas del último día del plazo de presentación de solicitudes.

 

Con toda seguridad el confinamiento provocado por la pandemia del Covid-19 ha transformado la visión que buena parte de los empresarios tenían sobre la comercialización de productos y servicios on-line. Definitivamente muchos han podido comprobar un hecho que era de sobra conocido, la sociedad está hiperconectada y es demandante de productos y servicios en Internet de forma rápida y segura.

El comercio electrónico durante las fases más duras de la pandemia ha sido la única solución para muchas empresas. Los que ya disponían de una mínima infraestructura de e-commerce han visto crecer exponencialmente sus ventas, y los que aún no habían invertido en una plataforma de comercio electrónico se han encontrado con tres graves problemas, además del evidente parón en las ventas.

Enumeramos esos tres problemas:

  • Tiempo necesario para la puesta en marcha de un sitio web con comercio electrónico.
  • Necesidad de cambio en los modelos de negocio de determinados sectores empresariales.
  • Formación del personal encargado de la venta on-line de productos o servicios. Departamentos de ventas, logística, marketing, etc.

Es sin duda el segundo de los problemas el más grave, y esto es debido a un aspecto que muchos empresarios pasan por alto. La pandemia con seguridad pasará, pero no los nuevos hábitos de consumo de los clientes. Aquellas empresas que de alguna u otra manera estén ofreciendo debido a la pandemia productos o servicios on-line, tendrán que redefinir y optimizar sus canales de ventas y entre ellos evidentemente el comercio electrónico.

A modo de ejemplo citamos el caso de los restaurantes con alguna estrella Michelin, restaurantes que nunca habían realizado evidentemente entrega a domicilio o “delivery”. Estos negocios se han encontrado entre el cierre o recibir pedidos para entrega a domicilio. Como decimos el Covid-19 pasara pero el hábito del cliente a poder tener alta cocina en casa no. Este tipo de restaurante que durante la pandemia han ofrecido ese servicio se tendrán que reinventar para seguir ofreciendo un modelo mixto, y que ante futuras situaciones iguales o similares a la actual no sean potencialmente vulnerables.

Al igual que en el caso de los restaurantes con estrella Michelin encontramos infinidad de sectores con la misma problemática, como son el de los materiales de construcción, alimentación, textil o la sanidad.

La pandemia no ha hecho sino acelerar el proceso de transformación de los nuevos canales de venta de las empresas.

 

 

 

Probablemente en el proceso de adquirir productos o servicios a través de internet obviemos quién es el encargado de procesar los pagos con tarjeta en el comercio. Si pensamos desde el punto de vista del usuario, tiene cierta lógica, sólo se ha de preocupar de que el proceso sea seguro y que se realice el pago de una forma sencilla, cómoda y sin incidencias. Sin embargo, si nos ponemos en la piel del comercio se ha de tener una serie de cuestiones en cuenta que afectarán a los beneficios de la empresa, a los costes de mantenimiento y a los rechazos en los pagos con tarjeta que en definitiva no son sino pérdidas de ventas.

¿Pasarela de un banco o de un intermediario?

Cada proyecto de comercio electrónico requiere de una análisis detallado del público objetivo al que nos dirigimos, la media de los importes a pagar con tarjeta, las nacionalidades de la tarjetas que mayoritariamente van a realizar los pagos en el comercio y el volumen diario operaciones en la pasarela de pagos.

Teniendo estos criterios en cuenta debemos optar por  la pasarela de un banco o de un intermediario. Pero cuál es la opción más indicada.

Por la experiencia en el desarrollo de todo tipo de proyectos de comercio electrónico, diríamos que si se dan las siguientes circunstancias:

  • Micropagos
  • Alto volumen de pagos concurrentes en el mismo día.
  • Múltiples procedencias de las tarjetas con las que se realiza el pago, es decir diferentes países europeos,  américa, etc.
  • Necesidad de una rápida implantación de la pasarela de pago, gestión e integración con terceros.
  • Pagos recurrentes.

Aconsejamos utilizar un intermediario y no optar por la pasarela de un banco. Desafortunadamente la banca electrónica no se desarrolla a la velocidad que demanda el mercado,  y diversos proyectos de FINTECH están dando soluciones más eficaces y aportando medios de pago adaptados a las nuevas necesidades.

Si por el contrario nuestro proyecto de comercio electrónico no demanda de las características anteriormente señaladas, la pasarela de un banco cumple a la perfección con las necesidades de medio de pago on-line. En España las principales entidades financieras utilizan una plataforma común que es Redsys, en la que la única diferencia entre una entidad y otra, son las comisiones que se cobran por los pagos realizados y la facilidad o dificultad a la hora de contratar y poner en funcionamiento el servicio.

La rápida evolución de los nuevos modelos de negocio FINTECH, hacen que constantemente aparezcan en el mercado soluciones a los desafíos del comercio electrónico y los medios de pago on-line.

Cuando hablamos de estrategias de comercio electrónico para la comercialización de productos físicos, es decir aquellos que conllevan el envío del objeto hasta la dirección del comprador, encontramos infinidad de soluciones, métodos y técnicas para realizarlo de la manera más eficiente y tener éxito.  Por regla general se olvidan las estrategias de un aspecto fundamental, la fiscalidad y régimen aduanero del destino en el envío del producto. Para cualquier emprendedor en la España peninsular o incluso dentro de la unión europea, que realice envíos en el territorio al que pertenecen, el problema es común y digamos que la soluciones son homogéneas. Pero existe un gran olvidado en España y Europa que es Canarias.

El régimen económico y  fiscal de Canarias y por consiguiente su régimen aduanero, hacen que los envíos hacia y desde  las islas se contemplen de manera diferente al resto del territorio  nacional, grabando los envíos y recepción de productos que en algunos casos hacen inviable el negocio. Las ventajas que supone el régimen económico y fiscal para la economía de las islas se torna totalmente negativo cuando hablamos de comercio electrónico.

En los últimos años se han realizado esfuerzos para mitigar esta problemática eximiendo los gastos aduaneros para los envíos que no superen determinados importes, pero a todas luces resulta insuficiente para desarrollar grandes proyectos de comercio electrónico desde Canarias.

Ante esta situación la pregunta que nos podemos hacer es ¿Es viable un proyecto de comercio electrónico en Canarias? La respuesta es sí, aunque parezca contradictorio.

Y dónde está la solución  al problema. Como se pueden imaginar la solución pasa como en todos los proyectos exitosos de e-commerce, en la logística de almacenes de los productos, además de un adecuado control de volúmenes de producción.

Aquí es donde habrá que plantearse otra pregunta importante ¿Qué producción mínima he de generar para hacer viable mi proyecto?

 

 

 

 

 

Los proyectos de Comercio Electrónico son probablemente de las actividades relacionadas con las nuevas tecnologías y la innovación las que aglutinan un mayor volumen de fondos públicos para llevarlas a cabo.