Probablemente en el proceso de adquirir productos o servicios a través de internet obviemos quién es el encargado de procesar los pagos con tarjeta en el comercio. Si pensamos desde el punto de vista del usuario, tiene cierta lógica, sólo se ha de preocupar de que el proceso sea seguro y que se realice el pago de una forma sencilla, cómoda y sin incidencias. Sin embargo, si nos ponemos en la piel del comercio se ha de tener una serie de cuestiones en cuenta que afectarán a los beneficios de la empresa, a los costes de mantenimiento y a los rechazos en los pagos con tarjeta que en definitiva no son sino pérdidas de ventas.

¿Pasarela de un banco o de un intermediario?

Cada proyecto de comercio electrónico requiere de una análisis detallado del público objetivo al que nos dirigimos, la media de los importes a pagar con tarjeta, las nacionalidades de la tarjetas que mayoritariamente van a realizar los pagos en el comercio y el volumen diario operaciones en la pasarela de pagos.

Teniendo estos criterios en cuenta debemos optar por  la pasarela de un banco o de un intermediario. Pero cuál es la opción más indicada.

Por la experiencia en el desarrollo de todo tipo de proyectos de comercio electrónico, diríamos que si se dan las siguientes circunstancias:

  • Micropagos
  • Alto volumen de pagos concurrentes en el mismo día.
  • Múltiples procedencias de las tarjetas con las que se realiza el pago, es decir diferentes países europeos,  américa, etc.
  • Necesidad de una rápida implantación de la pasarela de pago, gestión e integración con terceros.
  • Pagos recurrentes.

Aconsejamos utilizar un intermediario y no optar por la pasarela de un banco. Desafortunadamente la banca electrónica no se desarrolla a la velocidad que demanda el mercado,  y diversos proyectos de FINTECH están dando soluciones más eficaces y aportando medios de pago adaptados a las nuevas necesidades.

Si por el contrario nuestro proyecto de comercio electrónico no demanda de las características anteriormente señaladas, la pasarela de un banco cumple a la perfección con las necesidades de medio de pago on-line. En España las principales entidades financieras utilizan una plataforma común que es Redsys, en la que la única diferencia entre una entidad y otra, son las comisiones que se cobran por los pagos realizados y la facilidad o dificultad a la hora de contratar y poner en funcionamiento el servicio.

La rápida evolución de los nuevos modelos de negocio FINTECH, hacen que constantemente aparezcan en el mercado soluciones a los desafíos del comercio electrónico y los medios de pago on-line.